domingo, 10 de junio de 2018

'En mi casa no entra un gato', de Pedro Zuazua



En mi casa no entra un gato   I   Pedro Zuazua   I   Libro autoconclusivo
Duomo Ediciones   I   Mayo 2018   I   272 páginas
Goodreads   I   Extras
Puntuación: 


Pedro pertenecía hasta hace poco al grupo de la Resistencia Gatuna, formado por todas aquellas personas que sin pudor decían «en mi casa no entra un gato, y punto». Hasta que un día conoció a Mía, una gatita blanca y parda que se instala en su piso y no solo se adueña del espacio, sino que también conquista su corazón. Pedro no podía imaginar hasta qué punto Mía iba a cambiar su vida. Divertidas, desenfadadas y emotivas, estas memorias gatunas desvelan todos los entresijos del mundo de los gatos. Y mucho más. Porque, en realidad, ¿quién no ha sido primerizo alguna vez?


"En mi casa no entra un gato. Y punto". Así de tajante inicia Pedro Zuaza su libro, quien en 2015 aseguraba que no era un hombre de gatos y no pensaba caer en la red de esclavos devotos que estos felinos han tejido a lo largo del mundo. Y desde que Mía llegó a su vida en 2016, no ha hecho más que disfrutar de su compañía y contar a los cuatro vientos el incalculable amor que le profesa, tal y como nos demuestra en esta encantadora novela repleta de guiños y vivencias.

Siempre dicen que el momento de escoger una mascota es obra del destino, pero en el ámbito de los félidos, estamos muy equivocados: son ellos quienes nos escogen a nosotros. Si acabáis de llegar mi blog, quizá aún no me conocéis, pero convivo con cuatro gatos y me declaro gatoadicta perdida. Todos mis felinos son rescatados de la calle y todos ellos vinieron a mí, por lo que cuando leí por primera vez el título de Zuazua, tuve claro que el autor había pasado por el mismo proceso mágico de adopción que hemos vivido los demás, donde por obra de un gato, que ha decidido llegar a tu vida en el momento más oportuno, pone patas arriba todo lo demás. 
En mi casa no entra un gato es ante todo una novela muy simpática y entrañable donde el autor relata su convivencia con su gata Mía, desde el primer instante en que entra en su casa hasta la actualidad. Zuaua, con un estilo muy desenfado y próximo, relata todas las travesuras que realiza la gata, así como la entrañable adaptación de ambos en la rutina de compartir piso. 
Desde el primer momento, se nota que el autor ha caído en las redes de los gatos y puedes palpar fácilmente la devoción que siente por ella, contándonos su perseverancia en hacerla feliz y que no le falte de nada. Es más, desde el primer episodio, Mía nos roba el corazón, pues como todo felino se precie, es encantadora y adorable, y aunque no la veamos -a no ser que vayamos a su cuenta de Instagram-, podemos imaginarla fácilmente por la manera en que nos la describe Zuazua, y nos enamora, sin más. Pero claro está, no deja de ser un gato, y también vemos que, como todos, es maquiavélica y no va a dar su zarpa a torcer. El autor narra con todo lujo de detalles y gags las andanzas de Mía en la vida de los humanos, donde se las ingenia para engatusar y conquistar a todo ser viviente que se cruce en su camino, desde la madre del autor, pasando por sus hermanos y otros familiares, hasta las veterinarias que cuidan de ella. Gracias a Zuazua, sabremos dónde decidió Mía adormir la primera noche, lo imposible que fue ponerle collarín después de esterilizarla, o lo bien que responde a su nombre, cuando quiere. 
En adición, Zuazua vertebra la historia de su vida con Mía con un sinfín de información más que útil para todo gatoadicto o padre primerizo, como dónde comprar juguetes, consejos sobre esterilización o trucos para viajar con ellos, además de constatar que los gatos conquistan el mundo, enumerando el sinfín de autores que hablan de sus felinos en sus obras, sus apariciones en películas, canciones e incluso aparecen un par de relatos de otros autores invitados, como Elvira Lindo o Pancho Varona.
En mi casa no entra un gato me ha parecido una novela preciosa y muy bonita, donde Zuazua deja patente desde la primera página que adora su gata Mía, y nos confirma la felicidad que da un gato en nuestras vidas. El autor tiene un estilo muy fresco y ágil, y al leer de sus vivencias, podemos compararlas fácilmente con las nuestras si vivimos con gato. Y sino, te incitan a tener uno.
En mi casa no entra un gato, desde luego, es un relato muy actual, entrañable e incluso íntimo, donde es fácil empatizar con el autor y sentir los mismos sentimientos de adoración y amor por nuestros felinos. En mi caso, que ya llevo muchos años compartiendo mi vida con mis cuatro gatos, no he hecho más que sonreír en complicidad y hasta soltar una carcajada con el sinfín de ocurrencias de Mía, que tanto se parecen a las travesuras de los míos.



Desde luego, En mi casa no entra un gato es una novela encantadora y muy divertida, que se lee en un suspiro y te deja con una sonrisa en los labios. Tengo claro que la recomendaría a todo el mundo, especialmente si eres gatoadicto, pero quizá aún más si siempre has pensado que no te gustan los felinos, pues verás que, en realidad, necesitas uno en tu vida


3 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Pues la verdad es que no me termina de llamar la atención. Pero al ser una novela que según cuentas es amena y divertida me la llevo apuntada para leerla más adelante.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Ayyy me muero de amor. Yo también me declaro gatoadicta y definitivamente tengo que leer esta historia. Muchas gracias por compartirla. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. Cuando lo vi pensé en que lo leerías sí o sí, y mira, aquí esta la reseña! Y me encanta que te haya gustado, porque así lo leeré con más ganas!
    Un besazoo :)

    ResponderEliminar