martes, 1 de marzo de 2011

Libro: 'Si no despierto', de Lauren Oliver

Empezamos la semana con reseña literaria, esta vez de la mano de un libro que, independientemente de lo que se pueda pensar del final, da que hablar o, por lo menos, filosofar por su mensaje.
De nuevo, muchísimas gracias a SM por el envío de este ejemplar.

Como siempre, una ficha técnica:
Libro: Si no despierto (Before I fall, 2010)
Autor: Lauren Oliver
Editorial: SM
Género: drama juvenil, fantasía
Año de publicación: 2010
Páginas: 474
Valoración: 8/10

¿De qué trata?
Samantha Kingston está viviendo sus mejores años de instituto: forma parte del grupo de las populares, sale con el chico más guapo del instituto, todos la respetan y no paran de invitarle a fiestones. El viernes 12 de febrero debería ser el día más feliz de su vida, ya que tiene planeada una romántica velada con su chico, pero no lo es: es su último día. O más bien los últimos, porque Sam se despierta una y otra vez en la mañana del viernes 12 de febrero para experimentar la misma jornada... aunque pronto comprende que, si quiere llegar al día siguiente, deberá cambiar el presente.


Lo primero que destaca de esta historia es la originalidad de cómo se lleva la trama. Sobre bucles temporales hay poco escrito o visionado, y aunque irónicamente hay una pauta previsible e irremediable, siempre sorprende. La manera de actuar y reflexionar de Samantha puede recordar, poniendo un ejemplo conocido, a la de Bill Murray en su papel como Phil en Atrapado en el tiempo (Groundhog Day, 1993), meteorólogo huraño con ansias de fama que revive incansablemente el 2 de febrero, Día de la Marmota, hasta que comprende que lo que falla no es el mundo, sino él mismo. Un mensaje parecido nos plasma Oliver en el libro presente. 

Sam es una adolescente que limita su mundo a las paredes del instituto y a la fauna social que lo habita. Se considera una privilegiada, ya que es amiga de Lindsay, divinidad y maldad personificada del instituto, que decide quién es merecedor de su atención o de sus insultos; no está muy pendiente de los estudios ya que tiene la cabeza llena de otros pensamientos, como perder la virginidad, ir a fiestas, meterse con los raritos o tontear con el profesor de matemáticas. Así es su día a día hasta que llega el 12 de febrero y se ve encerrada en sus horas. A partir de entonces, seremos testigos de los quebraderos de cabeza de Sam por entender porqué vive en el bucle y no consigue avanzar. Si bien al principio piensa que es la oportunidad de darse todo tipo de caprichos, pronto descubrirá que su comportamiento no es el correcto y que debe cambiar si quiere sobrevivir, ya que su vida depende de los que ha menospreciado y considerado inferiores.  

La mayor parte del tiempo no tienes ni idea de cómo ni por qué se unen los hilos, pero no pasa nada. Haces algo bueno y algo malo ocurre en consecuencia. Haces algo malo y ocurre algo bueno. Te quedas de brazos cruzados y todo estalla.
Y en ocasiones, muy de vez en cuando - un millón de mariposas que aletean en el momento justo, haciendo que todos los hilos coincidan durante un instante -, tienes la oportunidad de hacer justamente lo que hay que hacer.

Si no despierto es un relato a dos voces que proceden de una misma persona, Samantha. Al inicio de la historia, es un personaje plano y superficial que se rige por el estatus social, que hace lo que cree que es lo normal en la pirámide estudiantil; a partir del tercer día, Sam evoluciona lentamente a una persona con sentimientos y miedo a la muerte, temerosa de los fallos que ha cometido y consciente de que debe mejorar como persona y ayudar a los demás a pasar página. A medida que vayamos leyendo la repetición del día, esta segunda voz irá introduciendo sus propias reflexiones sobre el destino y los errores, desbancando a la primera personalidad. No obstante, ambas voces, el mismo personaje, Samantha, entenderá finalmente que la vida no finaliza en el instituto y, llegados al final, dará el paso correcto sin mirar atrás.

El resto de personajes que pululan por estas páginas tienen una función simbólica como es plasmar una porción de la jerarquía dentro del instituto. Empezando por las populares, superficiales y arpías, continuando por secundarios normales, estudiantes invisibles, profesores atractivos o insoportables, hasta llegar a las víctimas del bullying. Todos y cada uno de ellos salen retratados para que el lector pueda sentirse identificado y entienda sus acciones, si bien puede llegar a ser difícil el simpatizar con algunos personajes e incluso entender su modo de vida o raciocinio, como cuando Sam o Lindsay argumentan su acoso hacia los demás.
-Dime. ¿Por qué me odiáis tanto?
-No te odiamos- respondo con tono poco convincente.
No estoy segura de que sea cierto. Pero yo, al menos, no la odio; Lindslay sí, aunque para variar me cuesta entender por qué.
-Entonces, ¿por qué?- insiste ella sin completar la frase.
No hace falta: sé perfectamente que se refiere a todas las faenas que le hemos hecho, a las pintadas en los baños, al correo electrónico que mandamos a todo el mundo en segundo diciendo que tenía hondos ya se sabe dónde.
-No lo sé- respondo, aunque en realidad sí que lo sé: porque es fácil-. Supongo que te tocó a ti y ya está.

Si bien Oliver nos hace reflexionar sobre las decisiones que tomamos en la vida y cómo repercuten en nosotros, hay que destacar que plantea esta cuestión con la juventud actual: adolescentes curiosos con la vida, dispuestos a probarlo todo, centrados en divertirse y en hacer del instituto su propia tribu urbana. Tras su relato, pueden surgir una serie de preguntas: ¿Hay un futuro prometedor con esta adolescencia retratada? ¿se pueden permitir errores y perdones estos muchachos que no prestan atención a su propia formación del futuro? El debate está servido.

Así pues, pese a que Si no despierto pueda producir sentimientos encontrados dependiendo del punto de vista de quien lo lea, es un libro que fuerza una reflexión sobre la vida y la muerte, el presente y el futuro, el destino y el sino. Sin duda alguna, muy recomendable

14 comentarios :

  1. He leído muy buenas críticas así que tendré que cogerlo algún día :)

    Besitos ^^

    ResponderEliminar
  2. Buena reseña :)
    Ahora tengo más ganas de coger ese libro ò_ó a ver si lo traen pronto porque es bastante curioso :O

    Me han entrado escalosfrios cuando dice "Te toco a ti y ya esta" Que malos recuerdos :/

    ResponderEliminar
  3. Este libro lo cogi en la biblio y ver que tal me parece a mi.. tol mundo concuerda contigo de que es un libro que hace reflexionar...espero que a mi tmb me guste!muy buena reseña guapa
    un besin

    ResponderEliminar
  4. Me llama mucho el libro, a ver si me lo leo porque le tengo ganas=)

    Un besazooo=)

    ResponderEliminar
  5. oye guapa necesiti tu ayuda..como pusistes la barrita desplegable de colaboro con.. es que pa estoy soy muyy cortita xD no se me da muy bien gracias un besin

    ResponderEliminar
  6. Una reseña muy buena sin duda ^^ Ya sabes lo que me parecieron a mi tanto los personajes como el libro, y como hace reflexionar, a mi personalmente me pareció (y parece aún) un MUY buen libro *.*
    Un besazo ^^!!

    ResponderEliminar
  7. Buena reseña;)
    Me gustó mucho este libro y espero releerlo pronto;)

    Un beso y haber si te pasas por mi blog^^

    ResponderEliminar
  8. @Ita, esa conversación también me chocó mucho, recordé muy malos recuerdos del instituto... ;/

    @crisis.91, pues ahora mismo no recuerdo exactamente cómo lo hice, pero creo que puse "barra desplegable blog html" por google y busqué el código para este gagdet. No me costó mucho, pero si no te sale, dime tu mail y te envío mi código!!

    @Maria y Cristina, gracias por pasar y comentar. Ahora me paso por el vuestro para seguiros ;)

    ResponderEliminar
  9. Muy buena reseña! He escuchado varios comentarios de este libro pero, después de leerte, he decidido comprármelo cuanto antes, pues me ha impresionado mucho la última cita que pusiste!.
    Suerteee, y a ver cuando te pasas por mi blog :P

    ResponderEliminar
  10. Me recuerda a una peli... de director desconocido... y el actor era...
    pues eso, vi una peli hace mucho mucho tiempo, en una galaxia muy lejana, que era similar, el prota estaba atrapado en un bucle en el que repetía el mismo día siempre y hasta que no aprendiera el por qué no se liberó... algo así era (por algo no hago reseñas xd)
    El videoclip de la semana muy apropiado ;)

    ResponderEliminar
  11. @Fiore, es todo un honor que decidas comprar el libro tras esta crítica. Ojalá te guste mucho.
    Gracias por pasarte por mi blog, ahora me paso yo por el tuyo ;)

    @Ari, me suena la peli que dices, aunque tampoco recuerdo título ni actor xD
    Y el videoclip lo puse expresamente por la crítica! A conjunto xD

    ResponderEliminar
  12. Ya sabes que ME ENCANTÓ el libro :)
    La cita que has puesto, en la que Sam justifica el por qué hace todo lo que hace, sin duda me parece escalofriante... :S
    En cuanto a ese pequeño debate del final... Yo como adolescente que soy, pienso que hay que probarlo todo: hay que saber qué te hace daño y qué te beneficia, y para saberlo hay que darte más de un guantazo con la realidad. Al fin y al cabo, la adolescencia es la época en la que las personas empiezan a transformarse, a cambiar y a saber cómo va a dirigir su vida. Hay que divertirse y probar las cosas, sí; pero también hay que centrarse, porque la diversión nunca lo es todo. Hay que mirar por nuestro futuro, y desde luego no tener en cuenta los estudios no es una buena manera de hacerlo.
    Un beso y genial reseña, como siempre :P

    ResponderEliminar
  13. @Skila, sí! A eso quería referirme, está bien conseguir experiencia pero no hay que pasarse con las oportunidades que dé la vida. Luego se tiene toda la vida restante para maldecirse...
    Un besote, guapa!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...