miércoles, 24 de septiembre de 2014

Literatura: 'La venganza viste de Prada', de Lauren Weisberger [El Diablo viste de Prada #2]

"¡Riiiing! ¡Riiiiing! Sería capaz de reconocer aquel tono de llamada en cualquier parte del mundo mientras viviera."



Libro: La venganza viste de Prada (Revenge wears Prada, 2013)
Autor: Lauren Weisberger
Editorial: Planeta Internacional
Género: romántica femenina adulta, chick-lit
Año de publicación: junio 2014
Edición: tapa blanda con solapas
Páginas: 432
Valoración: 4,5/10

¿De qué trata?
Ha pasado casi una década desde que Andy Sachs dejó el trabajo «por el que un millón de chicas matarían», como ayudante de Miranda Priestly en la revista Runway, un sueño que resultó ser una pesadilla. La vida de Andy ha mejorado mucho: ha montado su propia revista, que se ha convertido en un referente, y ha conocido al amor de su vida, Max Harrison, con el que está a punto de casarse. 
Pero el karma le juega una mala pasada y no deja que Andy se libere completamente del pasado. Pronto se da cuenta de que nada es lo que parece, ni su novio, ni su socia ni su propia carrera, y de que sus esfuerzos por construir una nueva vida la llevan de nuevo al infierno del que escapó diez años atrás.
El Diablo viste de Prada 2/2:  El Diablo viste de Prada  //  La venganza viste de Prada


Decepcionada. Un tanto desilusionada. Pero ante todo me siento decepcionada tras leer La venganza viste de Prada. Confieso que tengo El Diablo viste de Prada como un manual respecto a mis sueños en el periodismo, elogio la tenacidad del personaje de Andrea para seguir adelante pese a sus contratiempos profesionales y, sobre todo, adoro que luche por su ideal en el oficio aunque tenga que descender todos los peldaños posibles para ello. Pero todos estos sentimientos no los he encontrado en esta continuación que, aunque ha pasado mi criba por esos últimos capítulos, se revela como una segunda parte no muy necesaria. 

Lo primero que me ha chirriado de La venganza viste de Prada es tener una protagonista vacía. Andrea, diez años después ya no es la que era, pues está felizmente casada con un magnate de los negocios, dirige una revista de bodas y su rutina se basa en estar delgada y presentable para todo tipo de actos sociales. A vista está que no aparenta ser la misma licenciada con ilusión y fuerza, pero lo peor es que es un personaje que involuciona a marchas forzadas: a lo largo de la novela tropieza varias veces, pero en vez de sacar fuerzas en la flaqueza y de ofrecernos un ingenioso monólogo, se acostumbra a entrar en pánico, a dejar que alguien la guíen. 
En adición, La venganza viste de Prada no posee alma alguna. Además de tener una Andrea que se ha ido destiñendo con el tiempo, no existe una trama consistente. Cuando se nombra por primera vez a Miranda Priestly, empezamos a elucubrar mil situaciones en las que Andrea deba volver a trabajar bajo sus órdenes, pero nuestra sorpresa es mayúscula cuando, simplemente, la diosa de Runway aparece de tanto en tanto a lo largo de los capítulos, sin tener presencia alguna. No es hasta llegados los últimos capítulos donde asistimos realmente a lo que es un reencuentro real con la jefa diábolica de Runway, pero hasta entonces, Weisberger nos atiborra de fiestas, redacciones de artículos insulsos sobre bodas o las preocupaciones de una esposa clásica como es Andrea, lo cual es insólito y hasta indignante cuando el primer libro respiraba frescura y hasta rebeldía. En este punto parece ya una reseña negativa, pero no,  hay un poco de luz al final del túnel, aunque un tanto tenue. A cien páginas del final, Weisberger decide retomar una historia repleta de reiteraciones sobre el glamour y lo feliz y divina que es Andrea para ofrecernos, por fin, un encuentro real el mismo Infierno, y de destapar ciertos tejemanejes con Miranda Priestly que ha ido dejando caer, con poco acierto, a lo largo de la novela. Para mí, esto produce un final que es ciertamente aceptable, pero que deja el claro regusto de una historia que no era necesaria porque no ha evocado nada memorable en el recuerdo del lector. 


Pese a haber  transcurrido los años y seguir teniéndole un cariño especial a El Diablo viste de Prada por todo lo que supuso para mis aspiraciones profesionales y hasta personales, esta continuación se me ha hecho densa y repetitiva, solo con un final salvable, pero que no deja de replantearme si era necesaria esta segunda parte. Desde luego, no soy de ese millón de chicas que matarían por La venganza viste de Prada.


Con la colaboración de Planeta Internacional

8 comentarios :

  1. Hola^^
    El diablo viste de Prada me encantó, y por eso mismo no quiero ni voy a leer su continuación. El primero tiene un final muy bueno, y sencillamente ésta continuación no la veo necesaria.
    un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es necesaria para nada, qué horror de continuación :(

      Eliminar
  2. Yo ya veía venir que esta segunda parte sería innecesaria y tú me lo estás confirmando. Me quedo con la sensación de la primera parte (aunque me gustó más la película). ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. El diablo viste de Prada me encantó y por eso me apetecía leer este pero ya son varias las reseñas que he visto que no lo ponen muy allá, así que quizás lo deje pasar finalmente
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola, te escribo de nuevo porque parece que mi comentario no se ha publicado :(
    Que poco me ha gustado lo que ha hecho la autora con el personaje de Andrea. El libro (el primero) me decepcionó porque lo leí después de ver tropecientas veces la película pero viendo lo que ha hecho la autora alejando al personaje principal de toda su esencia no le daré la oportunidad a este. A veces las segundas partes así no hacen falta :(( Gracias por la reseña. Bss

    ResponderEliminar
  5. Me has dejado de piedra con esta reseña. La he devorado de cabo a rabo porque estaba realmente interesada en ver qué tal esta segunda parte, confieso que a raíz de la peli, ya que este tipo de libros no son muy de mi estilo y solo vi la película.
    Pues vaya, preveo un rollo a gran escala. A mí también me gustaba el carácter de Andy y bueno, obviamente para mí la estrella es Miranda y si nisiquiera aparece o cuando lo hace a lo guay es a 100 páginas del final... pues no sé qué decirte. Uf, me ha dejado en shock esta reseña, me esperaba un libro algo mejor :( Veremos.

    ResponderEliminar
  6. Mi único consuelo leyendo tu reseña es que has tenido tan mala pata como yo a la hora de elegir novela jajaja ahora te siento más cerca, somos hermanas de penurias. Bueno la verdad nunca he sido muy fan de la primera parte con que no creo que lea la segunda y menos aún después de como la has puesto.

    ResponderEliminar

¡Sígueme en Instagram!


Más fotografías en @miss_xerinola