martes, 1 de noviembre de 2011

Exposición 'Samuráis de papel' en el XVII Salón del Manga de Barcelona

El XVII Salón del Manga de Barcelona ofrece hasta el día de hoy la oportunidad a los asistentes de saber más sobre los samuráis dentro del archiconocido mundo del manga, en una completa exposición que ofrece material exclusivo e incluso diez originales del mangaka Hiroshi Hirata, llamada Samuráis de papel.


La exposición Samuráis de papel se divide en diferentes secciones que ofrecen material de época así como una detallada explicación sobre términos. De esta manera, encontramos definiciones de armaduras y armas, la figura original del samurái en su contexto histórico, así como la presencia de ésta en cine, manganime y su creciente popularidad en Occidente.

En primera instancia, la exposición ofrece una explicación sobre los orígenes. Los samuráis fueron una clase guerrera cuyas raíces se suelen situar entre los siglos VIII y X, recibiendo a lo largo de los años nombres diversos como samurai, mononofu, tsuwamono o bushi, estos últimos de origen militar. Al mismo tiempo, los antecedentes de estas figuras debemos buscarlos en los clanes Hei, Minamoto y Fujiwara, tres casas nobles que aglutinaban estos vasallos para la familia imperial.


Estas tres casas llevaban una vida de lujo y opulencia y se disputaban entre ellos el poder y el territorio, mientras contaban con la ayuda de los samuráis, que los defendían. A causa de estas disputas, que cada vez abarcaban a más nobles de las provincias, aquellos sin linaje imperial abandonaron Kioto paulatinamente y agruparon grupos de guerreros, los bushi, bajo el lema de mejorar las condiciones de vida por la vía de la "fuerza militar" que, a diferencia de los samuráis, no debían lealtad a ningún señor. 

Los caracteres de bushi también pueden leer como takeshi, 'persona feroz', un guerrero combatiente que, al mismo tiempo que se denomina un sirviente hacia su señor, también posee el coraje para criticar las órdenes de éste si son erróneas a su conducta. De aquí surge el término gekokujô, 'rebelión de los vasallos contra sus señores'. Esta capacidad de rebelarse contra el poder establecido es la diferencia fundamental de los bushi contra los samuráis.


En palabras de Hiroshi Hirata, uno de los mejores mangakas de samuráis presente en esta conferencia,  el guerrero bushi aspira a un mundo de paz en el que se imponga la comprensión mutua de la verdad, el diálogo y la ayuda recíproca antes que el uso de las armas. 

"¿Queréis convertiros en samuráis que sólo responden a órdenes o en guerreros con voluntad propia? Personalmente, yo prefiero ser un guerrero.", dijo el autor. 



Haciendo especial hincapié en el manga, la figura del samurái es conocida y respetada en países extranjeros por poder ofrecer una explicación a su manera de vivir y respetar la vida. El manga ha reflejado en muchas de sus historias la vida de estos guerreros, ya sea recreando hechos históricos o fabulando sobre sus hazañas, siempre cosechando muy buenas críticas y fama inesperada en el extranjero. Este tipo de cómics históricos abarcan el término jidai-geki o, manga de samuráis, situados entre los siglos XII con el bakufu (gobierno feudal) de Kamakura hasta la caída de del guerrero a medidados del XIX. 

El manga sobre esta época nos habla de traumáticos episodios que sacudieron la sociedad japonesa durante este periodo, con guerras, hambrunas, intrigas, invasiones y, en última instancia, la época de paz en la que florecieron artes refinadas como el ikebana o la ceremonia del té. La rica historia japonesa sirve de inspiración para muchas obras protagonizadas por samuráis y sus famosos códigos del honor del bushidô, aunque también encontramos la presencia de gente a pie, monjes e incluso descastados, dispuestos a contar su propia historia.  


Gracias a obras como Rurouni KenshinSamurai Deeper KyoPeaceMaker KuroganeSamurai 7 u otros de más dispares como Gintama o Samurai Champloo, descubrimos un mundo tradicional repleto de matices y valores.

Samuráis de papel ofrece además una serie de originales del autor Hiroshi Hirata, quien acudió a la exposición a relatar sus experiencias y hazañas para con este género, para donar después una ilustración de gran formato esbozado con pintura china y un pincel de caligrafía japonesa al futuro Centro de las Artes del Cómic y la Ilustración





4 comentarios :

  1. Tiene que estar genial! Que lástima no poder asistir...
    Un besote!!

    ResponderEliminar
  2. Ala, que exposicion más interesante, tiene muy buena pinta.

    ResponderEliminar
  3. @Nerya, lo tenía! Con un montón de explicaciones :)

    ResponderEliminar
  4. una exposición súper interesante y curiosa =)

    ResponderEliminar

¡Sígueme en Instagram!


Más fotografías en @miss_xerinola