domingo, 20 de mayo de 2018

'Quédate conmigo', de Ayòbámi Adébáyò



Quédate conmigo   I   Ayòbámi Adébáyò   I   Libro autoconclusivo
Gatopardo Ediciones   I   Marzo 2018   I   272 páginas
Goodreads   I   Extras
Puntuación: 


Yejide espera un milagro, un hijo. Es lo único que quiere su marido, lo único que quiere su suegra, y ella lo ha probado todo: duros peregrinajes, consultas médicas, plegarias a Dios. Pero cuando sus familiares se empeñan en buscar una nueva esposa, cruzan el límite de lo que Yejide es capaz de soportar. Y se verá abocada a los celos, la traición y la desesperación. 
Con el telón de fondo de las revueltas sociales y políticas de los años ochenta en Nigeria, Quédate conmigo se desarrolla y resuena con las voces, los colores, las alegrías y los miedos de su entorno. Ayòbámi Adébáyò escribe una historia demoledora sobre la fragilidad del amor conyugal, la destrucción de la familia, la desdicha del dolor y los vínculos que devoran la maternidad. Es una novela sobre nuestros intentos desesperados de salvar del desengaño a nosotros mismos y a quienes amamos. 


"¿Alguna vez has visto a dios pariendo un hijo? Las mujeres fabrican niños y si no puedes, es que entonces eres un hombre. Nadie debería llamarte mujer". Así de contundente es la representativa frase que usaría para definir mi percepción de Quédate conmigo, mi primer contacto con Ayòbámi Adébáyò y la hermética mentalidad de una Nigeria de los años ochenta, asediada por revueltas sociales y políticas, donde una mujer quiere ser madre... y persona.

No sabría decir si Quédate conmigo ha sido una lectura inspiradora o apasionante, pero desde luego no me ha dejado indiferente, pues ante todo me ha destrozado por dentro. No ha sido un viaje fácil, no ha sido una lectura fácil, pues las vivencias de Yejide son devastadoras, son desgarradoras, y muestran la figura tan sumisa y esclava de la mujer nigeriana en los ochenta. De entrada, la historia posee dos hilos argumentales que se entrelazan entre sí: por una parte, la vida de Yejide como esposa en una sociedad patriarcal y clasista, y por otra, su experiencia como mujer, con sus deseos y aspiraciones. En ambas situaciones, la vida de Yejide gira entorno a la imposibilidad de ser madre, lo que le conlleva a todo tipo de desaires y humillaciones por parte de su familia, así como el sentirse una mujer desgraciada, horrible, de segunda incluso, por no darle un hijo a su marido, algo de suma importancia para su suegra. Nuestra protagonista se siente tan desolada que asistimos a su propio descenso a los infiernos, en los que recurre a todo tipo de supersticiones y rituales para quedar embarazada, así como su afán por agradar a todo el mundo, conseguir que su marido consiga tener un hijo, o sentirse en igualdad de condiciones con otras mujeres que ya son madres, hasta acabar anulándose como persona y perdiendo todo propósito en la vida, siendo realmente devorada por el concepto de maternidad. Es, ante todo, un narración destructiva y acongojante, donde es fácil ver a Yejide como una hermana, pero ser incapaz de poder ayudarla de su pesadilla particular, porque así le han enseñado a pensar.
Quédate conmigo está narrado bajo dos puntos de vista, desde el de Yejide, quien nos muestra de primera mano todo el sufrimiento que carga por no ser la mujer que esperan todos, pero también desde el punto de vista de su marido, Akin, quien también vive la desilusión de no ser padre, pero consigue aislarse fácilmente y alejarse de la tragedia, si bien tiene un gran peso en la segunda parte de la novela, cuando sabemos más de su vida conyugal y sentimental con Yejide, que se tambalea tras no tener hijos. Ambas voces son profundas y vivaces, ambas cargan con problemas y secretos, y nos ayudan a hacernos una idea de la importancia que es tener descendencia en este tipo de estructuras familiares tan arraigadas en el pasado, pero ante todos nos trasladan una verdad irrefutable, y es que es imposible ser una mujer completa en esta sociedad, en una sociedad que constantemente te juzga y te sesga las alas, o como en este caso, donde una mujer que no consigue ser madre acaba siendo devorada por las tradiciones y hasta es empujada al ostracismo, tanto físico como mental.
Quédate conmigo sin duda ha sido una lectura muy intensa y reveladora, pues desconocía muchos conceptos de la cultura africana aquí mostrada. Me ha impactado, más que sorprendido, la manera en que otras mujeres trataban a Yejide, el concepto de su poligamia, el afán por tener descendencia como único fin del matrimonio, en el desconocimiento del amor y el sexo, en la incapacidad de una mujer nigeriana por ser feliz simplemente por ser mujer. Aunque también tenemos un componente romántico en la obra, como es el pasado de Yejide y Akin, en cómo se conocieron y enamoraron, estos episodios siempre quedan eclipsados por el sufrimiento de Yejide, en su propia, lenta e inexorable destrucción. En muchos pasajes, los sentimientos o pensamientos de Yejide han sido tan duros que la historia se me ha antojado incluso ensordecedora.



Quédate conmigo es una lectura que no podré olvidar en mucho tiempo, pues me ha costado de leer, mucho, pues Yejide ha sido un personaje intenso y encolerizado con la vida, pero también deseoso de amar y ser amado, de perdonar y ser perdonado. Pero tampoco he sido incapaz de dejarlo, porque la lucha de Yejide debía ser escuchada.


Libro de abril de Parada Lector. Con la colaboración de Gatopardo Ediciones

No hay comentarios:

Publicar un comentario