domingo, 9 de julio de 2017

[Engullendo viñetas] 'Kiss him, not me!', de Junko


Bessatsu Friend (Kodansha) I  Octubre 2011  I  11 volúmenes (activa)
Goodreads  I  Extras
Puntuación: ★★★☆


🙶 Kae Serinuma es lo que normalmente se conoce como una "fujoshi": cuando ve a dos chicos que se llevan bien, no puede evitar comenzar a fantasear sin remedio sobre una posible relación prohibida entre ambos. Ella, sin embargo, es una chica gordita y en principio no llama la atención de los chicos, lo que no parece importarle demasiado. 
Un día, su personaje masculino favorito de anime muere y ella se sume en una depresión tal que le hace perder muchísimo peso. Con su nuevo aspecto, son cuatro los chicos de su escuela que se enamoran de ella, ¡pero ella preferiría verlos enamorados entre ellos! 🙷


Que levante la mano quien no ha suspirado ante el chico guapo de turno de un manga. De su apariencia, de su carácter, de su relación con la protagonista. Pero claro, a veces el género shôjo puede aburrir, pues suelen seguir una pauta más que típica y manida. A veces, apetece algo diferente porque, ¿quién dijo que todas las protagonistas quieren protagonizar un romance de instituto? ¿y si éstas prefieren ser testigos de grandes romances sin verse inmiscuidas porque están demasiado ocupadas leyendo mangas y asistiendo a convenciones de fanzines? ¿qué pasa cuando te topas con una fujoshi de pies a la cabeza que solo quiere ver sus fantasías homoeróticas hechas realidad? Pues que te encuentras con un manga inmejorable. 

Watashi ga motete dousunda, o Kiss him, not me! como se le conoce, es absurdamente divertido, totalmente tronchante y muy, muy adictivo. No es la primera vez que nos topamos con un protagonista otaku que intenta sobrellevar su pasión entre gente no aficionada mientras se esfuerza en encajar dentro de la sociedad, pues recordemos qu el mundo del manganime a veces tiene unas connotaciones muy peyorativas entre la población actual, pero en historias como la presente, queda patente que no hay ningún mensaje entre líneas, solo existe la más pura e hilarante comedia. Nuestra protagonista clama desde el primer capítulo ser tanto una fanática del manganime como una obsesa del género yaoi, es decir, romance entre hombres, y consigue a golpe de sonrisa, locura fangirl y aleteo de pestañas caer en gracia y que te rías con ella, no de ella. Sí, es obvio que existen ciertos elementos desconcertantes que pueden obligarte a cuestionar toda lógica, como que el disgusto de la muerte de un personaje ficticio adelgace o que los chicos solo se interesen en ella por ser ahora atractiva, pero una vez renuncias a todo razonamiento, te queda una serie repleta de humor, frikismo y extravagancia.


No lo puedo negar, lo que más me ha conquistado de esta historia es Kae, pues me encanta su personaje sin tapujos ni prejuicios, la manera en que te llega su pasión por sus cómics, a su imaginación hiperactiva y sus deseos casi enfermizos por ver a sus compañeros besarse. Las risas están aseguradas. Y lo mejor, ¡que Kae es una friki de los pies a la cabeza! No encontraréis personaje más desenfadado que decide suspender una cita porque ha de ir a una convención, o de dedicar un fin de semana a realizar un viaje solo para pisar el mismo templo que su personaje favorito de turno. Pasión enfermiza, pero tronchante. Cada capítulo es una montaña rusa de emociones, y ninguna es negativa. 
Obviamente, su creatividad interna choca drásticamente con el shôjo que protagoniza, pues los cinco pretendientes que surgen están dispuestos a todo por enamorarla. Este harén inverso también es de lo más atípico que vais a encontrar, pues mientras poseen caracteres de lo más comunes dentro del género que en una historia normal funcionarían a la perfección para alimentar nuestros corazones ávidos de romance, como el típico chico malo que en el fondo es un buenazo, el frío de corazón que no soporta que le toquen pero que es porque es tímido, o el auténtico galán con todo el mundo que esconde un oscuro pasado, entre ellos funcionan muy bien como pareja, a veces demasiado bien, lo que alimenta aún más la excentricidad de la protagonista. E incluso la nuestra. Sin duda, os lo prometo: cada capítulo contiene los ingredientes justos de romance de instituto, mentalidad otaku y humor para reír a mandíbula batiente. Una historia de diez para desconectar, reír y volver a reír.



Watashi ga motete dousunda es una obra original de Junko, que lleva publicándose en la Bessatsu Friend, de la editorial Kodansha, desde 2013, con un total de 11 volúmenes publicados hasta la fecha. Por desgracia, no está publicada en España, al menos de momento, por lo que si queréis disfrutar de las hilarantes ideas de Kae, podéis leer los tomos vía online mediante scans o adquirir los volúmenes disponibles en otros idiomas, como inglés o francés, además del japonés. También podéis disfrutar de su anime, que produce el estudio de animación Brain's Base y que podéis visionar en Crunchyroll.


Podéis encontrar una versión de esta reseña en Otaku Bunka

No hay comentarios :

Publicar un comentario