domingo, 5 de marzo de 2017

'La leyenda del hechicero. El guerrero', de Taran Matharu [La leyenda del hechicero #2]

"No le hacía falta contar los cientos de marcas que había grabado en la pared para saber cuánto tiempo llevaba encarcelado." 



Título: La leyenda del hechicero. El guerrero (The Inquisition, 2016)
Autor: Taran Matharu
Editorial: Grupo Planeta
Género: fantasía juvenil, aventuras
ISBN: 9788408161790
Año de publicación: octubre 2016
Edición: tapa dura con sobrecubierta
Páginas: 528
Traducción: Monste Triviño
Valoración: 8/10

¿De qué trata?
Acusado de un crimen que no ha cometido, Fletcher será juzgado por la Inquisición, una poderosa institución dirigida por aquellos que lo darían todo por verle sufrir y en la que Fletcher deberá enfrentarse a los fantasmas de sus orígenes… Pero nuestro protagonista no tiene tiempo de preocuparse de estas nuevas revelaciones, pues el rey ha anunciado un desafío mortal para los estudiantes graduados de Vocans. Un desafío que supone entrar en territorio de los orcos para conseguir superarlo. Junto a sus fieles demonios, plebeyos y nobles, enanos y elfos deben superar las barreras de clase y raza y trabajar juntos para poder vencer. La recompensa: una fortuna en oro, la seguridad del imperio y la PAZ.
Con todo el mundo observándole, Fletcher tiene mucho que demostrar, pero muy pronto queda claro que un traidor se esconde entre ellos, un traidor que intenta boicotear la misión... Fletcher deberá usar todo su poder para salir vencedor... o morir en el intento.

La leyenda del hechicero 1/3:   El aprendiz   //    El guerrero   //   The Battlemage


No podemos negarlo: siempre nos invade cierto temor ante la continuación de una saga que nos ha gustado, o que al menos ha conseguido atraparnos lo suficiente durante sus páginas. Tememos eso de que segundas partes nunca serán buenas o que difícilmente podrán mantener el nivel que dejó su predecesor... pero tranquilos: si seguís la opera prima de Taran Matharu, estáis de suerte, pues El guerrero es igual de adictivo - o más- que el primero.

El guerrero arranca con buen pie, y más que bien: retomamos la acción un año después del inesperado desenlace de El aprendiz, pero aun con tan peliguado paréntesis, estamos listos para emprender una nueva misión. Matharu da inicio a este nuevo volumen con una acción desenfrenada, y avisándonos de lo que encontraremos en su trepidante relato: más acción, más batallas, el sabor inconfesable de la guerra y la sangre, pero muchas más mentiras y traiciones.
Personalmente, he disfrutado más de El guerrero que de El aprendiz, pues he notado un ritmo mucho más vertiginoso y oscuro al obligar a los protagonistas a adentrarse en el peligro y sentir en sus entrañas el clamor de la batalla. Todo ha cambiado desde que, tiempo atrás, ganaran un torneo y aprobaran exámenes. Desde luego, y en este sentido, un punto más que importante es que los personajes son un año mayores y, por lo tanto, nos alejamos tímidamente de esa inocencia que podíamos respirar con las clases de la Academia, y ahora nos dirigimos inviolablemente a la guerra con los orcos, y para ello, hay que adentrarse en la jungla y en las fauces del lobo. 
Teniéndolo clarísimo, el gran ritmo lo aporta justamente la misión que han de completar nuestros muchachos, que además de acercarnos al enemigo, nos corroborará la teoría que nos rondaba por la cabeza a inicio de la historia: que el enemigo quizá duerma justamente a tu lado. Matharu, en El guerrero, no escatima añadiendo veneno a sus personajes y haciéndonos odiar a quien más se lo merece. Eso sí, gran punto respecto a la integración y diversidad de especies. Chúpate esa, 2017.
En adición, recibimos más información del bando contrario, más de sus costumbres y de su leyenda, así como del nutrido mundo de la demonología que le otorga un ritmo mucho más suculento al relato. Este último punto ha vuelto a maravillarme y sorprenderme y estoy deseando leer el último volumen para abarcar del todo los bastos terrenos del éter.
Si hay algo que objetar, claro está, es reafirmar mis impresiones respecto al estilo narrativo del autor: le queda mucho, mucho camino por recorrer.



El guerrero está al nivel de lo que podemos esperar de El aprendiz, quizá incluso mejora algunos aspectos. El tono y el ritmo son más adultos y podemos acariciar con las yemas de los dedos lo que deseábamos con el primero: la batalla con los orcos. Más acción y una dosis extra de traiciones te mantendrán pegado a sus páginas, y deseando saber más con la publicación del tercer y último volumen.


Con la colaboración de Grupo Planeta

No hay comentarios :

Publicar un comentario