miércoles, 8 de febrero de 2017

'El código de CRUEL', de James Dashner [El corredor del laberinto #0.6)

"Si no encontramos una cura en los próximos años, la humanidad estará acabada. Así que esto es lo que va a ocurrir, Thomas: vas a levantarte, vas a salir por esa puerta conmigo... y no voy a repetírtelo."



Libro: El código de CRUEL (The Fever Code, 2016)
Autor: James Dashner
Editorial: Nocturna Ediciones
Género: ciencia ficción juvenil, distopía
ISBN: 9788494527791
Año de publicación: noviembre 2016
Edición: tapa blana con solapas
Traducción: Noemí Risco Mateo
Páginas: 435
Valoración: 9/10

¿De qué trata?
«NUNCA LO OLVIDARÉ. NO DEBO OLVIDARLO NUNCA». 
HACE MUCHO TIEMPO, EL MUNDO LLEGÓ A SU FIN. Los bosques ardieron, los ríos se secaron, los mares se desbordaron. 
LUEGO SE EXTENDIÓ EL DESTELLO. La gente enfermó, la brutalidad se multiplicó, los viejos amigos se mataron unos a otros. 
POR ESO SURGIÓ CRUEL. Ellos impulsaron los secretos, las mentiras, ¿las lealtades? 
Y ENTONCES SE CONSTRUYÓ EL LABERINTO. Thomas, Newt, Teresa, Minho, Chuck... Ellos estaban allí. Además de aquellos que luego murieron.

El corredor del laberinto 0.6/4:   El Destello   //   El código de CRUEL   //   Información clasificada   //   El corredor del laberinto   //   Las pruebas   //   La cura mortal


"Encantado de conocerte, pingajo. Bienvenido al Claro". Así era el primer diálogo que presenciábamos en El corredor del laberinto, donde Thomas, nuestro protagonista amnésico, despertaba en un extraño laberinto. Es, sin duda, una de esas frases iniciales emblemáticas que marcó un antes y un después en la historia, y que incluso tiempo después de haber terminado la última página, seguimos rememorando. No obstante, no podemos negar que James Dashner siempre ha pecado de reservado y, a medida que hemos ido devorando sus ejemplares, hemos acumulado preguntas sin respuesta. Por suerte, gracias a El código de CRUEL, podemos descubrir finalmente la verdad, el origen de todo.

Que levante la mano quien no ha sentido en algún momento que aún no podía disfrutar del mundo imaginado por Dashner a causa de sentir que le debían una explicación. O un par. Aunque el autor siempre nos ha mantenido en vilo con cada una de sus novelas, muchas veces acumulábamos más preguntas que respuestas, y en ciertos momentos, como el fatídico desenlace de La cura mortal o el último capítulo de El Destello, tras la estupefacción venía la rabia al ver que nos faltaba información. Por suerte, ya tenemos aquí El código de CRUEL. Y creedme, no hay mayor sensación en el mundo que sentir que puedes despedirte definitivamente de una historia porque la has conocido, interpretado, saboreado, interiorizado y hasta amado -y sufrido- de principio a fin.
El código de CRUEL nos ofrece la perspectiva de los clarianos antes de entrar en el laberinto y, por lo tanto, conocer de primera mano a nuestros personajes sin que les hayan borrado la memoria. No obstante, que sean los personajes originales no significa que la historia esté exenta de misterio, pues ninguno de ellos entiende las instalaciones y las intenciones de CRUEL, y su desconcierto llegará también a los lectores. Desde la perspectiva de Thomas, asistiremos a la creación y preparación del gran laberinto, y sentiremos con él el miedo, la emoción, las dudas y la inquietud por el mundo asolado por el Destello. Vuelven pues los pasillos interminables, los secretos a media voz, las situaciones inconexas, los extraños sueños, el malestar constante por no saber qué está pasando y la pregunta reiterada de si las intenciones de CRUEL merecen todo tipo de sacrificios. Dashner sigue con su acostumbrada y afilada pluma, sus diálogos concretos y concisos, y sus escuetos pero intensos capítulos para seguir adelante.
He de confesar que en los primeros capítulos me sentí muy perdida y confundida, sin entender demasiado qué tenían que decirme los personajes, pero poco a poco, quizá gracias precisamente a un ritmo lento y que pudiera empaparme fácilmente del ambiente lúgubre y pesado de las instalaciones de CRUEL, conseguí adentrarme en sus entrañas como una clariana más, e ir uniendo una a una todas las piezas que necesitaba encajar. Así, he disfrutado mucho de su lectura, de poder entender escenas de libros anteriores que en su momento no tuvieron importancia, o de encontrar que cada acción era esencial para comprender la envergadura de esta increíble historia con este último volumen.



Sí, El código de CRUEL es totalmente necesario para entender el mundo de El corredor del laberinto. Puede confundirnos y hacernos perder el note en más de una ocasión, despistarnos o hacernos dudar de si todo en esta vida es blanco o negro o existen mil tipos de matices, pero desde luego James Dashner nos ofrece por fin la última pieza clave para entender el origen de todo, del laberinto, de CRUEl, de los clarianos, de Thomas y Teresa, del sentido a esta aventura que por fin llega a su fin. Y por suerte, hoy estamos aquí para decirlo bien claro, pues con esta última novela, sabremos si CRUEL es buena.


Con la colaboración de Nocturna Ediciones 

2 comentarios :

  1. No las tenía todas conmigo con esta nueva publicación, pero solo con decirme que con su lectura se nos resolverán bastantes dudas, tengo claro que le voy a dar una oportunidad.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Saru! Tengo este libro comenzado, pero no sé cuándo retome la lectura. No es que no me estuviera gustado, sino que me intimida demasiado. Me da miedo que pueda no llegar a gustarme.
    Me alegra muchísimo que te haya gustado tanto :D

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...