miércoles, 5 de junio de 2013

Literatura: 'Bajo las sábanas', de Kristina Wright (y otras autoras)

A mediados de semana, me apetece ya reseñar algún libro, así que para el miércoles de hoy, reseña literaria. A continuación, un libro recopilatorio que terminé este fin de semana y que me gustaría comentar antes de olvidarme de mis impresiones.
De nuevo, muchas gracias a Grijalbo por el envío del ejemplar.

Como siempre, una ficha técnica:
Libro: Bajo las sábanas (Best Erotic Romance, 2011)
Autor: Kristina Wright, VV.AA.
Editorial: Grijalbo
Género: erótico adulto
Año de publicación: mayo 2013
Páginas: 256
Edición: tapa blanda con solapas
Valoración: 5/10
Web: Kristina Wright

¿De qué trata?
Parejas que acaban de conocerse, parejas que deciden llevar a cabo sus fantasías más atrevidas, parejas que rehúyen de la monotonía o que buscan la complicidad de una tercera persona... Estas diecisiete historias de romance erótico nos abren la puerta de sus dormitorios invitándonos a compartir su intimidad, esos momentos de placer que se desatan bajo las sábanas, al menos algunas veces...
Sensualidad, erotismo de alto voltaje, sentimientos profundos, pasiones inconfesadas y deseos por cumplir se dan cita en esta colección de relatos de la pluma de los mejores autores del género y en los que el amor y el erotismo siempre triunfan.



He de reconocer que, tras finalizar la lectura de la última de las diecisiete historias que componen este libro, mi reacción fue la de quedarme patidifusa y con una extraña sensación en el estómago. Porque veréis, cuando me ofrecieron este libro y leí la contracubierta, donde se especificaba que eran historias románticas y eróticas, me esperaba algo ardiente, pero no tan vulgar como lo que he encontrado.

Bajo las sábanas contiene diecisiete historias narradas por diferentes autoras del género cuya trama principal es el sexo en el amplio abanico de la palabra, tanto depravado, juguetón como perverso, dejándose llevar por los juegos eróticos, los roles de sumisa y amo, los tríos y hasta alguna que otra aventura esporádica con desconocidos. Hasta aquí puede estar bien, ya que iba mentalizada con que el ambiente sería tórrido y excitante, pero lo primero que me ha hecho chirriar es su escritura: las autoras, y la traductora en consecuencia, utilizan constantemente vulgarismos para referirse a las partes íntimas de los personajes, así como describir sin ni un ápice de sutileza o creatividad, el sexo. No es el erotismo que esperaba, desde luego, y en más de una ocasión me he sentido expulsada de la historia por la grosería de las descripciones. 

Hay que decir que yo soy más de leer romántica adulta donde se destilan los sentimientos delicados y las reconciliaciones apasionadas, y aun podría ser aceptable que, obviando el sinfín de palabras burdas que he encontrado, las historias merecieran la pena, pero la mayoría de capítulos se me han antojado llenos de personajes planos retozando sin ningún argumento convincente. Ha sido bastante decepcionante y, en según que historia, como la que abre la novela, un tanto denigrante.

Pese a todo, vayamos al apartado positivo, y es que ha habido unas cuatro historias que sí que me han enamorado y hasta he releído cuando terminaba un capítulo para quitarme el mal sabor de boca. Sin duda, la primera ha sido Échale la culpa a Facebook, que contenía sus dosis exactas de humor, amor y sexo. Perfecta en su estructura. Después, y tirando del hilo de lo pervertido, Como un tren, porque el mundo de los camioneros está por explorar; Atención al cliente, porque ha sido interesante el doble papel que juegan las recepcionistas, y la historia de Wright, con un tema poco explotado como los deseos e inseguridades de una mujer embarazada, La curva de su vientre.


No sabría muy bien cómo recomendaros este libro. Yo le pongo el aprobado por las historias que sí me han gustado, en las que he encontrado lo que esperaba, amor precioso y sexo apasionado, pero en general, y aun inclinando la balanza en un punto intermedio, me ha dejado malas vibraciones por la manera tan áspera de escribir. Obviamente, no os lo puedo negar, son capítulos de alto contenido sexual, que desprenden temperaturas altas y depravaciones ilimitadas, así que si buscáis dar el salto del conocido romance adulto y adentraros en las sábanas tan sugerentes de la portada, es todo vuestro.

12 comentarios :

  1. Uff la verdad es que no me llamaba y al leer
    tu reseña lo confirmo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Bueno la verdad no me acaba de llamar!

    ResponderEliminar
  3. Si es vulgar no es erótico, eso lo tengo claro. Me leí hace poco un libro parecido a este, de relatos de este tipo sin conexión, ni trama, ni nada... y no es lo mío. Ahí me di cuenta de que me hace falta algo de sentimiento para que un libro me guste.

    Gracias por reseñarlo, un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pensé yo, lo vulgar no es erótico...

      Eliminar
  4. Pensaba que estaría mejor pero al menos ha tenido algunas historias que te han gustado. Aun así lo quiero leer que es de los pocos libros de relatos que me llaman la atención

    ResponderEliminar
  5. Hola cielo no conocia el libro, pero por lo que cuentas no me llama mucho la atencion, tambien me gusta mas los romances delicados esto de las palabras vulgares no me gusta nada. besos

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que a mí no me gustaría mucho, no me llaman las historias vulgares, prefiero el romanticismo.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo también con el romanticismo ;)

      Eliminar
  7. Es un libro que no me llama la atención, y menos con lo que cuentas.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. me lo han recomendado mis amigas...así que seguro que me lo leo en mis nuevos colchones de muelles.

    ResponderEliminar
  9. es feo que le eches la culpa a la traductora de que el libro sea un desastre porque el material del que partía ya era malo y ahí no se puede hacer gran cosa xD

    ResponderEliminar