viernes, 11 de noviembre de 2011

Libro: 'El precio de la victoria', de Sandra Brown

Y para finalizar el día, otra crítica literaria sin muchas pretensiones, aunque en esta ocasión es de un libro de coleccionable, concretamente, de la colección Harlequín 30 aniversario, comentada en este blog con ejemplares anteriores.

Como siempre, una ficha  técnica:
Libro: El precio de la victoria (The thrill of Victory, 1989)
Autor: Sandra Brown (Erin St.Claire)
Editorial: Harlequín
Género: romance adulto
Año de publicación: septiembre 2011
Páginas: 219
Edición: rústica 
Valoración: 7/10

¿De qué trata?
Stevie Corbett estaba a punto de perder todo aquello por lo que tanto se había sacrificado: su carrera, su reputación, su futuro... Incluso su vida. Tenía solo dos semanas para tomar una decisión crucial, pero no podía revelar su gran secreto.
El periodista Judd Mackie era especialista en descubrir secretos y publicarlos. Se había pasado los últimos años siguiendo a Stevie, decidido a demostrar quién era ella realmente, y un oportuno encuentro entre los dos le había dado la historia que tanto soñaba conseguir. Era la ocasión perfecta para publicar el artículo del año y que el mundo entero supiera la verdad sobre Stevie. Todo lo que necesitaba era traicionar su confianza...


El precio de la victoria me llamó enseguida la atención al ver que uno de los protagonistas era periodista y jugaba un papel importante en la narración. Como recién licenciada en esta profesión, siempre intento encontrar la figura del informador en cualquier relato, así que cuando vi que, además, era del corte romántico, no lo dudé.

Sandra Brown nos sitúa en el truculento mundo del periodismo sensacionalista, esa vertiente que ante todo apuesta por el morbo ajeno y el escándalo para atraer la atención del público. Concretamente, Judd Mackie es un célebre cronista deportivo del Dallas Tribune que emplea su afilada pluma para atacar la carrera de la tenista Stevie Corbett, que actualmente no pasa por su mejor momento por temas de salud. Mackie, ansioso por conseguir la noticia del año para destacar entre sus rivales, aprovecha la fragilidad de la joven para chuparle toda la información necesaria cual sanguijuela.

Cuando Addison pareció herido, Judd le dio una palmada en la espalda, declarando que no trataba de ofenderlo, y le dio el mejor consejo que podía darle a alguien que aspiraba a periodista:
-Las horas son largas, la paga detestable, las condiciones de trabajo vergonzosas y lo mejor que puedes esperar es que cualquier cosa que escribas pueda ser leída antes de que el perro la mastique, los pájaros la ensucien o el ama de casa envuelva en ella el pollo.
Addison seguía allí, así que por lo visto no había tomado en serio sus palabras.

Aunque nos encontramos delante de una novela romántica que, obviamente, calmará la sed de fama de Mackie y le ofrecerá una tórrida relación con Corbett así como otros valores morales preciosos, hay que destacar la energía de Brown para plasmar la figura del periodista de una forma negativa, dibujando siempre a un hombre descarado y pretencioso que se encuentra constantemente al filo de la noticia. Aunque es una historia de dos, Mackie imprime el carisma y atracción necesarios en la lectura gracias a su retorcido carácter.

Pese a que Mackie se inicie en el relato como cierto antihéroe interesado simplemente en los beneficios para su bolsillo, hay que mencionar que, incluso obrando mal, se esmera en hacer un buen uso de la ética del periodista, sin vender toda su información y/o preservando el off the record con sus clientes. En contraposición, encontraremos los típicos buitres deseosos de cualquier novedad para dañar la reputación de Corbett, lo que le otorga al relato cierto drama e impotencia así como una lanza a favor de la privacidad.

-¡Ay! Suéltame.
-Oh, no. No antes de que me expliques ese último sarcasmo acerca de lo que escribo. ¿A qué te refieres al decir que carezco de talento y habilidad, etcétera?
-No he dicho que carezcas de ellos; sólo que no hay evidencia de ellos en tus columnas.
-Me gradué y poseo un título de periodismo, ¿lo recuerdas?
-Lo que escribes todos los días no es periodismo, son chismes- afirmó, acalorada-. Cualquiera que tenga un complejo de inferioridad y un hacha podría escribir lo que tú escribes.

Por todo lo demás, El precio de la victoria alberga una historia simplona y conmovedora sobre dos enemigos que acaban encontrando el uno en el otro a su media naranja y afrontando así cualquier adversidad . Con un estilo cómico con tintes justos de dramatismo, Brown ofrece una lectura jugosa y fresca sobre un grandilocuente periodista.

5 comentarios :

  1. No termina de llamarme la atención este libro. Es que ya, con tanto pendiente, hay que volverse un poquito más exigente, que si no... La lista sería interminable.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Muy completa la reseña :p La verdad es que cuando encuentras un libro que pueda tratar aunque sea poco de tu profesión o de lo que has estudiado siempre llaman la atención, a mi me pasa con los libros que hablan de bibliotecas o de personas que quieren ser escritoras y tal... este en especial no me llama mucho, de hecho no lo conocía, pero ahora al menos ya tengo algún dato más sobre él :P

    Besos guapa!!

    ResponderEliminar
  3. Se me antoja para que sea un libro muy entretenido, por tu reseña parece ser una lectura ligera y agradable.
    No lo conocía, así que gracias por el dato.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  4. He leído bastante poco de esta autora pese a tener muchos libros suyos pendente.
    Este se ve normalto así que casi que lo dejo pasar.

    Si te gusta el tema del periodismo te recomiendo la serie de Pamela Clare que va de ello. Seguramente ya la habrás leído pero bueno, te dejo al recomendación :)

    Un beso
    Dácil

    ResponderEliminar
  5. @Pasajes románticos, no conocía a la autora así que gracias por la información!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...