martes, 10 de noviembre de 2009

[Universidad] Y al final... máster en Renfe

El otro día me tocó volverme en mi amada Renfe porque tenía muy mala combinación para coger el fantástico bus que va directo de la universidad a mi pueblo, que ya de por sí es increíble, pero existe de verdad y es una auténtica gozada (menos cuando se te sienta la típica viejita que no tiene amigos y necesita contarte hasta cuántas veces va al lavabo).
En fin, esperaba el fatídico momento de subir al vagón cuando me encontré con un amigo. En esas intermedias en que no sabes de qué hablar, le comenté que odiaba los trenes con destino Vic porque son demasiado cortos para toda la gente que sube, y le comenté por encima las características de esos vagones. Cuál fue mi asombro cuando él, sorprendido, me dijo que nunca se había fijado y que yo debía entender mucho de Renfe. Entonces me di cuenta de que así era.

Son ya casi cinco años en los que tengo que coger el tren todos los días para ir al a universidad, y a base de no quererlo, he ido aprendiendo más de lo que quería de Renfe. Sé qué trenes son los mejores para volver, los vagones que llevan menos chusma, qué combinación es la más corta así hasta por la vía en la que pasarán dependiendo del horario. Sólo con verlos de lejos, puedo saber si es doble, nuevo o de los falsos que te dicen que son nuevos pero simplemente les han cambiado el suelo. También sé las características de mi línea, en qué sitios se va a parar el tren, cuándo hacen cambio de vía y qué trenes son aptos para pasar... vaya, que tengo un máster en Renfe.

¿No es irónico? Con lo mucho que se llega a odiar Renfe, aprendes tanto de ella que se te hace un transporte demasiado personal. He comprobado, además, que hay gente que le pasa exactamente igual que yo. A base de querer permanecer lo mínimo en sus trenes, lo sabes todo de ellos.. ¿A vosotros no os pasa?
Al final, todos tendremos máster en Renfe.

9 comentarios :

  1. a mi desde pequeño me han gustado los trenes, aunque ultimamente he perdido interes... esperamos ansiosos una entrada especializada! :P

    ResponderEliminar
  2. El año pasado experimenté la misma sensación con el Metro de Madrid xD
    Que no vuela, precísamente ;)

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón... no te a pasado que incluso te colocas justo dónde (inconscientemente y sin quererlo) sábes que parará la puerta?? xDDDDDDDDDD

    ResponderEliminar
  4. Ohh xD trenes *_* que guay xD (se nota que aqui no hay? xDD)

    Animo con ellos amor! ò_ó

    PD: Felicidades por ese master ue xDDDDDDDDDDDD

    ResponderEliminar
  5. @Lapry, ya ves!!! Siempre me sitúo en el mismo sitio que sé donde para la puerta del primer vagón, aunque lo hago inconscientemente para coger, pero totalmente cierto!! XDDDDDDD

    ResponderEliminar
  6. Al final les has cogido cariño??

    yo de tanto coger renfe solo se que la odio xD

    Renfe sux, nunca mais, siempre lo inteto evitar, retrasos y siempre va a tope xD

    ResponderEliminar
  7. @Warsi, jo crec que tots tenim una relació amor-odi amb Renfe. Amb més odi que amor, per això XDDDD

    ResponderEliminar
  8. Jajaja. Tienes razón. ¡Buen post!

    ResponderEliminar
  9. A mi también me pasa con el metro L3 en Sants/Les corts y Pl.España. Con los autobuses (me pongo a leer y sólo con los movimientos que hace el bus ya se donde estoy sin mirar. Y con el tram...

    Si es que somos animales de costumbres xDDD!

    ResponderEliminar